Clara

Una boda de otra época

Clara con vestido de novia en el exterior

Todo comenzó con el maravilloso vestido de Lamaryé de inspiración años 20.

El vestido evoca a otra época, una en la que la mujer decide romper con los corsés y luchar por sus derechos.

vestido y ramo colgados del árbol en el interior

Con la idea de una versión idílica y romántica de esa lucha en la cabeza, empezamos con The Ro Wedding Photo a darle vueltas a la infinidad de posibilidades.

Se nos planteaba el reto, había que traer el ámbito nupcial, lleno de amor y dulzura al mundo revolucionario de la mujer de los años 20.

Lo teníamos claro, hemos llegado hasta aquí, gracias a estas mujeres, así que queríamos mostrar con ternura un lado alegre y desenfadado de ser “una chica en los años 20”.

En busca del espacio perfecto

Una vez con el vestido escogido y la visión en la cabeza, había que encontrar el espacio perfecto y The Ro Wedding Photo sugirió que un invernadero sería una muy buena oportunidad de jugar con las luces y las sombras… La sombra de la lucha, la luz de la victoria. Y aquí es donde entró en juego El Huerto de Santa María, en El Puig (Valencia).

El invernadero del Huerto de Santa María inspira paz y tranquilidad, una felicidad suspendida en el tiempo, perfecto para recargar las pilas y dejarse llevar. Sentimientos que queríamos transmitir en la fotografía.

Lydia mirando a cámara entre luz y sombra

A partir de ahí, había que completar el vestuario. Éste tenía que ser femenino, sencillo con un aire romántico, que no sólo complementaran el vestido pero que hicieran que Lydia Ruiz, nuestra modelo, se sintiera bonita, cómoda, se sintiera mujer en todos los sentidos de la palabra.

Los detalles son muy importantes

Circa Antiqua vinieron a nuestro rescate con unos pendientes y un anillo que brillaban con luz propia, sin recargar en exceso, originales de un joyero de los años 20. Además, nos supieron indicar y guiar para hacer el tocado, con plumas, en colores complementarios, una pequeña joyita y un gran resultado. De esta pieza (y reto) se encargó El Canotier.

El Taller de Bagatela nos aportó un original ramo en forma de aro con flores preservadas, un detalle bonito, discreto pero que complementa cualquier look a la perfección. Sentimos que no solo los colores eran perfectos para el vestido, si no que inspiraba el romanticismo que estábamos buscando.

Marian Love Shoes puso el broche de oro con dos pares de zapatos que, aunque no muy de la época, se adaptaban perfectamente a la imagen de novia actual, romántica y nostálgica.

Nuestra maleta de sueños tenía que trasladarnos a otra época, teníamos que sentir la nostalgia, la felicidad a pesar de las dificultades, la solidaridad entre nosotras y nadie mejor que Memorias del Ayer y Durbanity Events para ayudarnos con esos detalles decorativos que colocamos sobre el mobiliario de CEIBO y complementaron Coco y Moca, Petty Pérez Manglano y The Table Cloth, creando cuatro rincones interiores espectaculares, cómodos, nostálgicos y llenos de luz.

Mini bar con gramófono y maletas vintage

Teníamos las ideas en una nube, pero nos seguía faltando algo… Y nos dimos cuenta que una de nuestras luchas hoy es la libertad de vernos bonitas como queramos, de ser nosotras y hacer lo que nos dé la gana… Y se encendió otra vez la bombillita… Nos faltaba Dulce Dorotea para endulzar nuestra sesión de inspiración, para romper el molde y ayudarnos a gritar bien alto “Nadie me va a decir lo que tengo que comer”.

Con los deberes ya hechos, llegó el gran día…

Tarta estilo Gran Gatsby y flor natural en verde y rosita

Y llegó el gran día, ahí estábamos todas, llenas de ilusión, preguntándonos si las valientes mujeres de los años 20 estarían orgullosas de nuestro pequeño tributo y con ganas de comernos el mundo, Irene Amayuelas y Conso Consentida se pusieron mano a la obra para captar toda la intensidad de la época en una mirada, en una sonrisa, en un recogido que aguantara las horas infinitas de baile y diversión.

Todas trabajamos juntas para crear un proyecto que significaba mucho más que unas fotos bonitas o una inspiración de boda. Significaba la unidad, la lucha y la libertad para ser nosotras mismas en todos los aspectos de nuestra vida.

Panorámica de la mesa de los novios con el vestido colgado al lado

“No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”

Virginia Woolf

¡Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Te puede interesar

Clara

Editorial de boda con temática de los años 20, en el que se representa a una novia libre, independiente y muy sensual.

Leer más »